Autoestima, o el arte de quererse a uno mismo

blogerredas 24 noviembre 2010 0

solo







“¡Me quiere!, no me quiere…, ¡me quiere!, no me quiere…” Si habremos dejado “peladas” unas cuantas margaritas preguntándonos si esa persona, esa a la cual miramos con otros ojos, la que nos llena de mariposas la panza, la que tiene la capacidad de hacernos reír o llorar en menos de un segundo, tiene un lugar en su corazón reservado para nosotros.

El problema es que al hacerle esta pregunta a la pobre flor (que no tiene la respuesta a nuestros cuestionamientos, y si la tuviera, tampoco podría comunicárnosla), estamos errando en el ángulo de nuestras prioridades: antes de que cualquier persona nos quiera, debemos mirarnos al espejo y preguntarnos si nosotros nos queremos.

La autoestima funciona casi como una “autoevaluación” acerca de nosotros, nuestras capacidades o impedimentos, nuestras cualidades y defectos, hasta llegar a una conclusión final: me gusto/no me gusto. Esta valoración acerca de nuestra persona está ligada a sensaciones o experiencias que vamos transitando a lo largo de nuestras vidas, las cuales logran forjar nuestra personalidad y carácter.

El tener un autoestima elevado hace que podamos enfrentar los retos y problemas que la vida nos plantea, pero el tener un autoestima bajo nos autolimita, y muchas veces nos hace fracasar. La baja autoestima se caracteriza por una generalización del individuo acerca de un hecho aislado (“He fracasado una vez”, en algo concreto, se traduce en “¡Siempre fracasaré!” ), la autoacusación (“soy culpable de todo”), o el razonamiento emocional(”si me siento solo, y sin amigos, eso debe ser verdad”), entre otras cosas.

La adolescencia es muy importante para la formación del autoestima, ya que en esa etapa el joven consolida su identidad, y pasa de la dependencia de las personas a las que ama (la familia) a la independencia, a confiar en sus propios recursos.

La autoestima es muy importante para la realización personal, tanto espiritual como en cualquier otro ámbito de la vida: el querernos a nosotros mismos es algo fundamental para poder consolidar nuestros éxitos.

Leave A Response »