EDUCAR PARA TENER LA PECERA QUE NOS MERECEMOS (I)

Dani 14 Junio 2010 0

 

Empiezo esta redacción con una pequeña reflexión que nos la tendríamos que hacer muchas veces. ¿Qué diferencia a un colegio que educa de los demás? Enseña a conocerte. Porque conocer no es mirarte al espejo. Conocerte es observar el corazón de Dios, un corazón sin límites; esa es la auténtica pecera que nos permite crecer continuamente.

 






Porque, aunque nos empeñemos, el hombre no se conoce frente al espejo. Es más, pensando que nosotros somos lo que se ve reflejado en el espejo, nos mantendremos en una pecera pequeña, enana, una pecera en la cual no podemos crecer. No creo que el modelo de hombre sea aquel musculado y atlético. Con ello no quiero decir que tengamos que perjudicar a nuestra salud, pero no tenemos que pensar que un hombre se mide por su volumen muscular. Parémonos a pensar por un instante en si realmente la gente que nos quiere, nos quiere por nuestro físico. Si fuese así, el amor no sería eterno, porque el cuerpo y la salud van pasando por etapas malas o menos buenas.

Leave A Response »